Tips & Recomendaciones

Entre pellizcos y jalones de oreja

Cuando Violet era bebé y me tocaba darle de lactar, yo tenía que asegurarme de que sus diminutas uñas de las manos estuvieran cortas, porque ella tenía el hábito de hundir sus garritas en mi pecho o pellizcarme. Muchas veces pensaba que de repente ella hacía eso porque mi leche no era suficiente, pero la verdad es que la leche se me caía a chorros! En fin, no saben cuántas veces tuve que aguantarme el dolor de sus pellizcos y morderme la lengua para no gritar y despertarla porque “la condenada” no paraba de pellizcarme hasta dormirse plácidamente.

Confieso que al comienzo no la corregía porque pensaba que una vez que yo la destetara se le olvidaría esa forma peculiar de arrullarse, pero han pasado 2 años y Violet continúa hasta el día de hoy pellizcando mi brazo o el lóbulo de la oreja de mi esposo (su parte favorita). Lo peor de todo es que yo, al igual que mi madre, sufro de fragilidad capilar y entonces la piel se me pone morada al primer pellizco. Me pregunto si les pasa o les ha pasado esto a ustedes???

Creanme que estoy fastidiada y algo desesperada con esta situación, necesito que a Violet se le quite este hábito tan feo porque nos está causando dolor físico. He intentado quitarle la mano y hacer que se aferre a una mantita/colchita o a algún peluche pero ella simplemente no atraca. Antes este tema no me quitaba el sueño, pero hace unos días ella me pellizcó tan fuerte que le llamé la atención en plena madrugada y le di un manotazo. Me arrepentí como no tienen idea porque a Violet se le salió el lado no tan amable y tuve que enfrentarme a la rabieta del siglo! Parece que finalmente mi hija decidió darme la bienvenida a los famosos y “terribles 2 años” así que compadézcanse de mi.

image1 (2)

Me puse a investigar al respecto y los psicólogos infantiles (incluyendo a mi marido) me comentan que mi hija está en proceso de exploración, y por lo tanto, está descubriendo como se siente tocar u oler ciertas partes del cuerpo, o como se siente jalar el cabello u orejas. También está descubriendo cómo es la reacción de los adultos cuando ellos actúan de esa forma. Ellos no entienden que nos están causando dolor obviamente; el problema se genera cuando ellos asocian esas acciones con momentos de satisfacción o relajación y esto se convierte en un hábito. Violet se siente relajada cuando nos “acaricia” a su manera. Está claro que ella lo hace porque es su forma de arrullarse, de sentirse cómoda y lista para dormir pero es un comportamiento que tenemos que eliminar poco a poco.

Comparto con ustedes algunos tips que encontré y que estoy poniendo en práctica:

1) Si tu niño aún lacta y te pellizca, retira su mano; si él/ella te muerde, pon dos dedos en su boca y separa sus mandíbulas para que te suelte y al mismo tiempo dile fuertemente: “No! Eso duele”.

2) No reacciones demasiado; si te sobresaltas o haces alguna cara, tu pequeño puede pensar que es divertido y repetirá la acción una y otra vez hasta cansarte.

3) Muéstrale que hay formas de acariciar suavemente; si te jalonea el cabello u orejas, agarra su manito y haz que te toque con delicadeza.

4) Ofrécele alternativas: Puedes intentar darle una muñeca con trenzas o algún peluche con orejas largas para que pueda agarrarlo y encontrar comfort y distracción.

4) Elimina la tentación: Sujétate el cabello o usa una camiseta manga larga.

5) Cuando empiece a pellizcarte o lastimarte de alguna manera, intenta distraerlo leyéndole un libro, dibuja con tus dedos en la palma de sus manos (este tip me está funcionando últimamente).

6) Evalúa tu vida familiar para saber si hay alguna circunstancia que esté provocando este comportamiento, a veces los cambios mas pequeños pueden causar estrés o ansiedad en tu pequeño; si es así, préstale mayor atención y dale mucho afecto.

* Violet está pasando por muchos cambios desde hace un mes. De un momento a otro, su papá y yo tuvimos que regresar a los Estados Unidos para poner en venta nuestra casa, empacar todas nuestras cosas y hacer una mudanza a nivel internacional. Desafortunadamente,  en ese proceso tuvimos que sacarla de su ambiente familiar, y la alejamos temporalmente de sus abuelos maternos y la retiramos del nido-jardín. A veces me siento culpable,  pero no había alternativa, necesitaba culminar varios pendientes fuera del país. Gracias a Dios, Violet es una niña que logra adaptarse a todo rápidamente. Pronto estaremos de regreso.

Por lo general,  creo que a veces los niños con estos hábitos/comportamientos extraños nos llaman a meditar sobre la cantidad y calidad de tiempo que les dedicamos, porque incluso la mejor mamá o el mejor papá del mundo puede a veces distraerse con circunstancias que escapan de su control, y que a veces sin querer afectan a sus pequeños, quienes a su vez no siempre saben expresar sus sentimientos con palabras.

Si alguna mami o papi tiene alguna otra recomendación sobre el tema, por favor déjenme un comentario, me ayudaría muchísimo 🙂

Un abrazo!

Soy Angela, tengo 33 años, una hija llamada Violet, y un esposo Hindú. Soy periodista de profesión, y después de vivir casi la mitad de mi vida en los Estados Unidos, regresé a Perú donde actualmente soy dueña de una franquicia que enseña Inglés a bebés y niños. “My Life is Violet” es mi rinconcito en la blogosfera donde puedo desahogar algunas penas y miedos típicos de la maternidad, y también contar mis anécdotas y secretos como mami de estreno. ~ Sigue nuestro blog: www.mylifeisviolet.com/

2 Comments

  • Hola…Violet está dominando a tope,es el centro de atracción… Y atención.
    Yo en mi experiencia de Enfermera Pediatra la mejor solución es : ella pellizca,tu devuelves,ella muerde tu muerdes..y a la tercera se lo piensa y deja de hacerlo; lo intentará otro día, pero tu respuesta nuevamente es la misma, claudicará…..no lo dudes.
    Si le pegas metiste la pata..y te sentirás fatal…; si ella te pega, ahí devuelves igual.
    Es causa y efecto,comprenderá que duele..,cuando se relaje le explicas a mi me duele, viste a TI también, no se hace…y aprenderá x asociación…
    Te quiero muchísimo Ángela, besitos a la familia… Tu tía Cuca.
    No te sientas culpable x los cambios, es la vida,ella debe aprender, un día HAY alegría puede luego haber dolor , llanto paz, gritos..
    Su capacidad de adaptación le irá dando seguridad y uds lo mismo.
    Besitos familia…,los quiero muchísimo…

    Responder
  • La primera vez que mi Bebé me mordió, lloré desconsoladamente, sin gritar pero que viera que me había hecho daño… La siguiente vez que pasó hice lo mismo. No ha habido una tercera vez 😊 Espero que sirva esta forma

    Responder

Write a comment